Huevos a la benedictina: gastronomía de Canadá

44

Una de las preparaciones que es posible realizar en casa de manera rápida, sin demasiada elaboración y a un costo accesible son los famosos huevos a la benedictina, un plato típico de la gastronomía de Canadá.

Pues bien, su origen se encuentra en tres posibles explicaciones. En este caso os comento que la principal relata que en el año 1942, en una entrevista efectuada en la columna llamada “Talk of the Town” del The New Yorker, un corredor retirado de Wall Street, Lemuel Benedict, mencionaba una y otra vez la necesidad de encontrar una cura para la resaca y de esta manera solicitó una tostada con panceta, salsa holandesa y huevos pasados por agua.

Ahora bien, brevemente es importante destacar que para preparar huevos a la benedictina de Canadá es necesario contar con pan (del tipo que más os apetezca), jamón ahumado o salmón ahumado y desde luego que huevos frescos.

Ingredientes:

  • 6 huevos grandes y frescos
  • 200 gramos de salmón ahumado o jamón ahumado
  • 6 panes redondos (podéis seleccionar de leche o bagels)
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 2 tazas de agua

Ingredientes para la salsa holandesa:

  • 250 gramos de mantequilla con sal
  • 2 yemas de huevo
  • ½ cucharadita de jugo de limón
  • 1 pizca de estragón
  • 1 pizca de pimienta molida
Estragón

Preparación de la salsa:

– Derretir en una sartén la mantequilla y dejar enfriar un poco.

– Colocar las yemas de huevo en una licuadora e incorporar el jugo de limón. Mezclar bien hasta que esté blanquecina. Añadir la mantequilla derretida sin dejar de procesar. Condimentar con estragón y pimienta molida.

Preparación de los huevos:

– Colocar a fuego suave una sartén con agua, sal y vinagre de vino blanco. No debéis dejar que hierva, así que prontamente hay que echar cada huevo uno por uno. Romperlo delicadamente en el agua hasta que cuaje (el tiempo aproximado de cocción es de unos dos minutos). La clara debe quedar dura y la yema blanda. Cuando estén listos, escurrir el líquido con una espumadera y separar a un costado.

– A continuación, podéis tostar los panes (deben estar cortados por la mitad) para que toman un sabor particular.

– Ahora si, para preparar el plato debéis colocar una rebanada de salmón o jamón ahumado encima de cada “muffin” (previamente untado con mantequilla). Luego ubicar un huevo en cada ejemplar y finalmente esparcir la salsa holandesa por arriba. Adornar con hojas de perejil, ciboulette o eneldo si vais a utilizar salmón.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.