Receta de ostras al horno

29

Estas ostras al horno son un plato sencillo y delicioso. De vez en cuando darse un pequeño capricho preparando un entrante que sorprenderá a más de uno, no está de más. Las ostras son un tipo de marisco que siempre quedará bien, no necesitan mucho, solo ser frescas y tener cerca los complementos adecuados. Si te resistes al marisco sin demasiada cocción o crudo esta receta es perfecta, cocinadas al horno en cinco minutos son una maravilla con una textura y sabor que hace historia. Atrévete a probar unas ostras al horno dignas de cualquier restaurante.

Ingredientes:

  • 8 ostras
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Perejil
  • Jamón ibérico
  • Mantequilla
  • Sal
  • 1 vaso de vino blanco

Cómo cocinar unas ostras al horno

  • Preparar unas ostras al horno es mucho más sencillo de lo que parece. Lo más complicado de esta receta es abrir las ostras. Con cuidado y con las herramientas necesarias vamos a abrirlas una a una hasta que estén todas listas
  • Colocamos las otras a medida que las vayamos abriendo en una fuente para horno. Podemos encender el horno para que esté preparado a la hora de recibir esta increíble receta repleta de buenas sensaciones.
  • Seguimos con la cebolla, la pelamos y cortamos muy finita. Repetimos la operación con el diente de ajo. Lo pelamos y troceamos.
  • En una sartén añadimos mantequilla para empezar a pochar el ajo y la cebolla. Cuando empiecen a estar tiernos incorporamos el vaso de vino blanco.
  • El ajo, la cebolla, la mantequilla y el vino crearán una salsa maravillosa que le dará a las ostras un sabor impresionante. Cuando haya reducido el vino, ponemos parar el fuego.
  • Colocamos una cucharada de esta salsa por encima de cada ostra. Le podemos añadir más cantidad si nos gusta esta salsa y no somos muy amantes del marisco.
  • Podemos ponerle un poco de limón para potenciar un poco el sabor afrutado del vino. Cuando estén cubiertas de esta salsa horneamos.
  • A 180º las ostras tardarán unos 5 minutos en estar listas. Con ese tiempo preparamos un buen jamón ibérico. Lo cortamos en trocitos del mismo tamaño para que coronen esta delicia.
  • Colocamos un trocito de jamón en cada una de las ostras. En caliente conseguiremos que resalten ese sabor salado que les es característico.
  • Podemos prescindir del jamón y servirás solo con la salsa directamente del horno. Tendremos listo un entrante sencillo y delicioso. Con un vino blanco fresco, el éxito estará asegurado, solo nos faltará disfrutarlas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.